Cultura

Nuestra Señora de los Ángeles se dejará ver durante su fiesta patronal

  • La Secretaría de Cultura, el INAH, la autoridad parroquial y la junta vecinal han sumado voluntades para mantener unida a la comunidad de la colonia Guerrero de la CDMX 
  • Desde el portal de la parroquia, las y los devotos podrán ver la imagen los días 1 y 2 de agosto, y seguir el programa religioso a través de redes sociales  

El encofrado que protege la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles se abrirá el domingo 1 y el lunes 2 de agosto con motivo de su fiesta patronal, al igual que las puertas de su santuario en la colonia Guerrero, uno de los inmuebles religiosos más afectados en Ciudad de México por el sismo del 19 de septiembre de 2017, para que la feligresía pueda acercarse al portal y admirar, mediante pantallas, a esta Virgen que llegó durante una inundación al entonces antiguo barrio de indios de Santiago Tlatelolco, en 1580.

Debido a que por motivos de seguridad no habrá acceso al interior del templo, la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la autoridad parroquial y la junta vecinal “Amigos de Nuestra Señora de los Ángeles” han sumado voluntades para que las y los feligreses puedan volver a ver a la virgen, que permanece en resguardo en una gran caja de madera, diseñada por especialistas del INAH, para protegerla de la caída de escombros.

Además, el Santuario Parroquial Nuestra Señora De Los Ángeles llevará a cabo un amplio programa religioso presencial, el cual iniciará el domingo 1 de agosto a las 7:00 horas, el cual también podrá seguirse por la página en Facebook de la iglesia.

El párroco Adrián Vázquez Velázquez, quien desde hace año y medio dirige los servicios religiosos, explica que el templo cuenta con privilegios especiales por orden papal, de ahí que quien lo visite desde la víspera y hasta el ocaso del día 2, alcanzará la indulgencia plenaria y el Perdón de Asís, ya que esta advocación mariana es patrona de la orden franciscana.

El padre refiere que la fe de las y los habitantes de la hoy populosa colonia Guerrero viene de las últimas décadas del siglo XVI, cuando el cacique Yesazo mandó reproducir la imagen de la virgen del lienzo en una pared de adobe sobre una capa de yeso. Sin embargo, su veneración la definió la gran inundación de 1629, que afectó la ermita, pero no la efigie, la cual volvió a salir, prácticamente, ilesa.

De su historia reciente, recuerda que el santuario fue usado como banco de víveres en 1985, tras el terremoto del 19 de septiembre. Exactos 32 años después, el inmueble se afectó durante el sismo más fuerte registrado en la Ciudad de México en lo que va del siglo XXI y, –como una historia que se repite– Nuestra Señora de los Ángeles permaneció incólume.

El padre manifiesta que esta imagen, al igual la Virgen de Guadalupe del Tepeyac y como pocas advocaciones marianas, “han sido coronadas canónicamente. Incluso, las crónicas refieren que el Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles era el segundo más visitado de la ciudad”.

El reto será recuperar ese esplendor. Se necesita mantener unida a la comunidad y para ello el sacerdote ha creado cuentas del santuario en diversas redes sociales, a través de las cuales se han celebrado misas y rosarios entre la feligresía de la colonia Guerrero y del país. “El mundo virtual ha servido para tender puentes con devotos de otras naciones pues, inclusive, nos han escrito desde Costa Rica, cuya patrona es la Virgen de los Ángeles”.

El sismo de septiembre de 2017 colapsó parcialmente la cúpula de la parroquia y causó daños severos en otros elementos arquitectónicos, de ahí que para recuperar su estabilidad estructural se han realizado análisis exhaustivos, así como el diseño de un complejo armazón metálico –instalado en el crucero de la iglesia­–, el cual permitirá emprender la consolidación y restitución de la parte afectada del domo con materiales resistentes, pero más ligeros.

La responsable del área de Talleres de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) del INAH, Cristina Noguera Reyes, destaca que los bienes muebles también son importantes, razón por la cual fueron resguardados en un anexo del templo desde el primer momento. Aparte de la Virgen de los Ángeles, que se ha mantenido en su sitio gracias al encofrado, otras piezas como los vitrales, debieron desmonta

De los ocho vitrales con representaciones de ángeles que iluminaban la nave del templo se perdieron dos, próximos a la cúpula. Por tal motivo, la CNCPC contactó a Walter Uptmoor, especialista en conservación de vitrales del Taller Mayer, casa alemana que entre finales del siglo XIX y principios del XX elaboró los vitrales de la iglesia y la cual conserva los planos de los diseños originales. Con la asesoría de expertos del taller alemán y apoyos de la Unión Europea, se repondrá el par de vitrales faltantes y se supervisará el rearmado de los seis restantes.

Por último, el presidente de la junta vecinal “Amigos de Nuestra Señora de los Ángeles”, Francisco Javier Saucedo Pérez, comentó que ha sido difícil mantener la paciencia ante un proceso tan dilatado, sin embargo, el profesionalismo de las personas involucradas en la reconstrucción es el garante de que la parroquia quedará en un estado idóneo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close