Salud

Parkinson, enfermedad que está poniendo a temblar a los poblanos ¿qué es y cómo se puede prevenir?

  • Estudios realizados en el Instituto de Investigaciones Biomédicas, de la UNAM, probaron que el Omega 5 con nanotecnología, logra retardar los síntomas del Parkinson
  • Es muy importante que todas las personas a partir de los 50 años comiencen un tratamiento preventivo con Omega 5 Nanoemulsionado.

 

En Puebla, según datos de la Secretaría de Salud, la incidencia de Parkinson es de 5.3 por cada 100 mil habitantes y en la próxima década podría duplicarse. Tan solo en el último año se han reportado 300 nuevos casos en la entidad e irá en aumento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que la enfermedad del Parkinson afecta a 7 millones de personas en el mundo. En México, se calcula que la prevalencia de esta enfermedad es de 50 casos por cada 100,000 habitantes, aproximadamente 64 mil personas se suman anualmente a los actualmente afectados por Parkinson en el país.

El Parkinson es la enfermedad neurodegenerativa crónica y progresiva, capaz de dañar -de por vida- la capacidad motora y otros síntomas no motores (memoria, olfato, sueño) de quienes la padecen. Sin embargo, gracias a los avances de la tecnología, los últimos estudios y experiencias con pacientes apuntan a un cambio significativo en su calidad de vida, debido al Omega 5 Nanoemulsionado que es capaz de retrasar los síntomas de este padecimiento.

La Dra. Ruth Gabizón, Neuróloga experimental de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Israel, junto al Dr. Shlomo Magdassi, Jefe del Laboratorio de Nanociencias del mismo centro, aplican nanotecnología al aceite de semilla de granada, donde se concentra hasta un 70% el Omega 5, para lograr hacerlo llegar, en nanogotas, hasta el cerebro en cantidades suficientes para que actúe como un neuroprotector de origen natural, en enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, Alzheimer y Esclerosis Múltiple entre otras.

Resultados del estudio realizado en el Instituto de Investigaciones Biomédicas, de la UNAM, arrojaron el efecto neuroprotector del Omega 5 Nanoemulsionado (GranaGard) en un modelo experimental de parkinsonismo.

El estudio liderado por el Dr. Gabriel Gutiérrez Ospina, investigador del Departamento de Biología Celular y Fisiología del Instituto de Investigaciones Biomédicas (UNAM), consistió en suministrar rotenona, pesticida de origen vegetal y producto neurotóxico, a roedores y con ello inducir el Parkinson.

Posteriormente se dividió el grupo experimental, a unas se les trato con Omega 5 Nanoemulsionado. De aquellos roedores que recibieron solo rotenona, apenas sobrevivieron el 30%. Mientras que el grupo que recibió Omega 5 Nanoemulsionado el 85% sobrevivió y tuvieron una recuperación significativa en el control de su motricidad.

Experiencia con seres humanos.

El Dr. Matías Márquez, Neurólogo Clínico, ha estado tratando a pacientes que tienen Parkinson con Omega 5 nanoemulsionado nos comenta lo siguiente:

“He visto en mis pacientes, que con el Omega 5 Nanoemulsionado, mejoran mucho los síntomas motores y no motores, en especial aquellos que están en etapas tempranas e intermedias de Parkinson”.

Mejorar los aspectos no motores, como la calidad del sueño, la depresión, l ansiedad y el humor, entre otros, genera un círculo virtuoso ante el Parkinson. Cuando los pacientes tienen una mejor calidad de sueño, se nota en su estado de ánimo y ello permite capturar mejor los nutrientes porque les da más apetito. Todo lo anterior lleva a cambiar su calidad de vida.

De mis pacientes a los que agregué Omega 5 Nanoemulsionado (GranaGard) en su tratamiento, comenta el Dr. Márquez, el 70% tuvo mejoras en síntomas motores y no motores. Los resultados fueron rápidos y notorios. En el resto de los pacientes, el Parkinson ya estaba avanzado y las mejoras fueron en su calidad de sueño y estado de ánimo”.

Cambios en las personas

“Es grave el problema de Parkinson en México. Es una enfermedad asociada con la edad y la esperanza de vida va en aumento; para el 2020, se espera que sea de 75.25 años, no obstante que esta enfermedad suele presentarse al inicio de los 60 años (y, en algunos

casos, antes)”, dijo Margarita Gómez-Chavarín, doctora en Ciencias Biomédicas, por parte de la UNAM y participante en el estudio antes mencionado.

La enfermedad de Parkinson va más allá de la pérdida de la capacidad motora, como son los temblores de las extremidades, o rigidez, tiene deterioros igual de severos en el estado de ánimo, capacidad de sueño y calidad de vida.

Por su parte Hilario Montaño, paciente que fue detectado con Parkinson y presidente del Grupo de Parkinson Juvenil Guadalajara, nos comenta cual ha sido el punto de su enfermedad: “llegue a tener rigidez en la parte derecha del cuerpo y, en el momento más adverso de mi enfermedad tardaba hasta 1 hora en poder comenzar a moverme por las mañanas.

Los primeros cambios con el tratamiento a base de Omega 5 Nanoemulsionado (GranaGard) los noté desde la primera semana. De noviembre del 2019 a la fecha pasé de casi no caminar a poder llevar a mis hijos a la escuela. Mi recuperación ha sido bastante y notoria, dijo el Presidente del Grupo de Parkinson Juvenil Guadalajara”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close