Espectáculos

Recuperan en un CD melodías del compositor Rubén Salazar Torres

La suma de esfuerzos de investigadores y músicos se concreta en la presentación y lanzamiento del disco compacto Concierto Ahora que los años han pasado, de Miguel González-Quinteto, que tuvo lugar este fin de semana en la Fonoteca Nacional, en el cual se rescatan temas del compositor potosino Rubén Salazar Torres.

El fonograma es una colección de temas que son simultáneamente nuevas y antiguas. Fueron creadas desde inicios del siglo XX, los años treinta y cuarenta, hasta principios de los ochenta pero sólo habían sido interpretas y grabadas por su autor.

Las obras habían pasó inadvertidas, no obstante su calidad, belleza poética y versatilidad musical en géneros, fundamentalmente, boleros, porque no habían sido grabadas y difundidas por otros intérpretes.

La profesora investigadora Margarita Salazar Canseco, de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, primera en tener acceso a estos materiales, así como a los manuscritos, discos, poemas y otros documentos de Rubén Salazar, facilitados por la familia, emprendió el rescate de la obra.

Salazar Canseco dijo que su recopilación fue producto de un trabajo de documentación, primero, para después, con la escritura y arreglos musicales ser interpretados y grabados, por primera vez, por un conjunto musical: Miguel Ángel González-Quinteto, “ya que sólo habían sido grabadas por su autor”.

El compositor Rubén Salazar solía cantarlas en reuniones, acompañado del piano y la guitarra y las grabó en un acetato de larga duración, a mediados de los años setenta del siglo pasado.

La investigadora en literatura mexicana refirió que el compositor nació en la ciudad de San Luis Potosí, en 1916 y falleció en 1984. Pese a que no gozó de fama y popularidad “su obra sobresale porque sus canciones son de calidad y belleza, dignas de ser rescatadas”.

Su gusto por la música y la poesía se despertaron desde la infancia, dominó varios instrumentos musicales y la composición, actividades desarrolladas al margen de su vida empresarial y en un ámbito informal.

La investigadora contó con el apoyo de José María Melo Aragón, en la recuperación del material contenido en el archivo, en la transcripción de los manuscritos, rescate de las grabaciones y otros documentos del autor se logró el rescate de su obra.

Margarita Salazar entregó una copia de las grabaciones digitalizadas a Miguel González, quien se enamoró de ellas, porque expuso: “al escucharlas me provocaron nostalgia. Me remitieron a los recuerdos de mis padres, que amaban la música y gustaban de estas melodías que cantaban en casa. Eran de la época y la gente de ese tiempo tenía un sentimiento en común”.

El músico calificó a Salazar como “un amoroso, un bohemio, cuyas canciones, tan bellas, como las de este compositor, no deben perderse. Son poesía y sus letras son actuales. El bolero no pasará de moda”.

El resultado en el escenario de conciertos de la Fonoteca Nacional fue de éxito, aceptación total, un encuentro alegre y nostálgico con un público mayoritariamente joven que aplaudió y gozó cada melodía, todas inéditas al juicio de las nuevas generaciones.

El Concierto Ahora que los años han pasado. Miguel González Quinteto, integrado por Miguel, director, voz y guitarra; Gabriela González, voz; Joel Ortiz, tres cubano, cantante y tresista; Gabriel Armando López, contrabajo, y Tadeo Chávez, percusiones, inició con el tema Los adioses.

El director del quinteto recordó que las melodías estuvieron guardadas por décadas, “por eso hay que abrir los baúles del recuerdo para que no se pierdan canciones como estas. Nosotros traemos la cultura del bolero y la trova yucateca y lo que traía el compositor, lo más importante, la cultura del amor”.

Enseguida el silencio se rompió con el acompañamiento de palmas del público para disfrutar de un tema de género fox, que remitió a las canciones de Germán Valdés Tin Tan y puso a bailar al público en sus lugares.

Tú y yo es una evocación al amor de pareja que encuentra el amor y bebió del alcohol de la felicidad, que se rio del dolor. Nostalgia fue como dice la letra: “es un dulcísimo recuerdo, que brota del olvido como flor y en un raro perfume de tristeza, se hace suspiro, lágrima y amor”.

Progresivamente, el grupo musical desojó el CD completo que fue narrando las letras que los años han pasado sin ponerles atención, como Veracruz, un sitio que hace soñar con “el rumor de las olas que brotan del mar” o Cenizas “de aquel intenso amor, ya nada queda de aquellas llamaradas de pasión”.

Siguieron temas dedicados a La Jipi e Ivonne, para después expresar el Anhelar ir mis manos “por tu piel de seda y respirar el aire que respiras tú”, y continuar cuestionándose Qué cosas dicen tus ojos “de soñadora mirada”.

Rubén Salazar también le cantó a la patria en Mexicanita, habla del Popocatepetl y el Ixtlaccíhuatl, que “son los guardianes fieles del valle hermoso de mi país”.

El amor y la melancolía se reafirman en Nostalgia, Ya se llenó de tristeza, Tú eres en mi vida y No me lo digas, todas las canciones dejaron constancia de que la época de oro del bolero omitió el nombre de Raúl Salazar Torres.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close