Cultura

Talleristas intercambian experiencias alrededor de la palabra para impulsar la lectura

El lunes 8 y martes 9 de julio, en las instalaciones del Museo Casa de Carranza de Ciudad de México, creadores de diferentes disciplinas se reunieron para establecer, de manera conjunta, las líneas de trabajo y el diseño de propuestas para intercambios comunitarios en el marco del proyecto Tiempo de juglar -que incluye talleres de rap, versadas y duelo de poetas-, como una forma de compartir experiencias en el fomento a la lectura desde la oralidad.

Convocados por el programa Nacional Alas y Raíces, de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, artistas provenientes de Baja California, Ciudad de México, Guanajuato, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Veracruz y Yucatán, construyeron un espacio de diálogo con el objetivo de intercambiar experiencias sobre la importancia de la convivencia a través del uso de la palabra oral, el canto y la poesía, desde la creación o interpretación de un son arribeño o desde las rimas elementales al rap más sofisticado.

Durante el primer día de actividades, Antonio Rodríguez, Frino, titular de la Coordinación Nacional de Desarrollo Cultural Infantil-Alas y Raíces, estableció el contexto de trabajo del proyecto y cómo este se vincula con la Estrategia Nacional de Lectura.

Señaló que, niñas y niños desde los primeros años de vida reciben elementos básicos de comunicación y de la cultura a través del canto y la voz de sus madres en el mismo ritmo del arrullo. De ahí que Tiempo de juglar proponga a la oralidad como un preámbulo en la aproximación a la lectura.

“La oralidad ofrece una oportunidad inigualable para fortalecer habilidades para la vida y en el ejercicio de la lectura. Si bien por años el centro de la lectura han sido los libros, es decir, la palabra escrita, estoy convencido que el ciclo es mucho más amplio y que el centro ahora debe estar en la palabra, en el individuo: en el poder de las personas, como lo establece la actual política pública en materia de cultura. Así podremos ver al canto y a la improvisación de versos como otras posibilidades de relacionarse con las letras y las palabras”.

El programa de actividades incluyó la participación del músico guanajuatense Guillermo Velázquez, representante del huapango arribeño en nuestro país y líder fundador de Los Leones de la Sierra de Xichú, quien junto con el también músico Vincent Velázquez participó con la charla “La función social del trovador”.

La música y versadora Ana Zarina Palafox realizó el taller Jugando con la rima, mientras que el rapero tijuanense Alfredo Martínez, conocido como Danger, compartió su experiencia en el trabajo con adolescentes en la charla: 10 habilidades para la vida y el rap.

Con Tiempo de juglar Alas y Raíces se suma a las acciones de la Estrategia Nacional de Lectura, a cargo de la Coordinación Nacional Memoria Histórica y Cultural de México, la cual busca impulsar acciones de fomento a la oralidad y la lectura, específicamente, entre niños, niñas y adolescentes del país, para no dejar a nadie atrás.

Sigue las redes sociales de Alas y Raíces en Twitter (@AlasyRaices), Facebook (/alasyraicescultura) e Instagram (@alasyraicescultura)

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close