Nacional

A 101 años de la Constitución se avanza en la protección de las mujeres rurales, pero faltan retos por cumplir: Héctor Padilla Gutiérrez

• Son fundamentales para el desarrollo económico y social, afirma el expresidente de la AMSDA

A 101 años de la Constitución mexicana se reconoce el valor del trabajo agrícola no renumerado que realizan las mujeres rurales y campesinas que en México representan el 50, 3 por ciento de la población, por lo que uno de los retos que tiene el país es consolidar su importancia para el desarrollo económico y social nacional, consideró Héctor Padilla Gutiérrez, expresidente de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Rural (AMSDA).

El también titular de la Secretaría de Desarrollo Rural de Jalisco (SEDER) señaló que en el marco de la conmemoración constitucional urge tener presente el bono de productividad que representan las mujeres del campo mexicano y, como se plantea en un estudio de la Cámara de Diputados, si bien se ha avanzado en la aplicación de políticas gubernamentales de género todavía es necesario cumplir con la deuda histórica que se tiene con ellas sobre todo porque la mujer desempeña un papel fundamental en la gestión, conservación, protección, restauración y aprovechamiento de los recursos naturales.

Con base en una investigación del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria  (CEDRSSA), quien fue presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara de Diputados manifestó que de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), las mujeres son las principales productoras agrícolas y clave en el sostenimiento de la seguridad alimentaria de los países; también son quienes realizan los mayores esfuerzos y quienes menos ingresos perciben ya que el 38 por ciento carece de ingreso.

Héctor Padilla Gutiérrez recordó que México fue de los últimos países en Latinoamérica en darle el derecho al voto a las mujeres que se concretó hasta la reforma constitucional de 1953, sin embargo aún no se cumple cabalmente lo que se establece en defensa de sus garantías en la Ley de Desarrollo Rural Sustentable aprobada en 2016.

Prueba ello, agregó, es que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) ha encontrado que de los 14 millones de mujeres que habitan localidades rurales; 21 por ciento de ellas no sabe leer ni escribir, que más del 50 por ciento no enfrenta condiciones de trabajo digno y que tres millones viven en pobreza, lo cual representa el doble de la situación de las mujeres en zonas urbanas.

Asimismo, que 22 por ciento de la población femenina total habita en zonas rurales y 17.7 por ciento habla exclusivamente su lengua nativa y que 14 millones sobrevive en condiciones críticas debido a la pobreza, lo cual está ligado a las deficientes condiciones laborales y a la falta de acceso a servicios públicos en comunidades rurales.

Los investigadores Margarita Gómez Juárez y Miguel Ángel reyes Vives indican en su ensayo La Constitución de 1917 :La mujer y su participación en el Desarrollo Rural Sustentable que las principales actividades que realizan estas mujeres son en materia de agricultura, ganadería, silvicultura, caza, pesca y artesanía, lo cual supera en 17 veces a las tareas que realizan las mujeres en las zonas urbanas, pero a pesar de su incorporación al ámbito laboral y de que trabajan jornadas dobles, considerando las labores domésticas que desempeñan sin remuneración, además de su trabajo productivo, 32.7 por ciento trabaja por su cuenta y 16.3 por ciento no obtiene remuneración alguna por el trabajo que desempeña.

En este contexto, Héctor Padilla Gutiérrez afirmó que en Jalisco, el Gigante Agroalimentario de México, las mujeres son apoyadas porque mucho tienen que ver en los avances hacia la soberanía nacional alimentaria y que la entidad exporte productos del sector agropecuario a más de 80 países del mundo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close