Cultura

Celebran el legado de Jorge Ibargüengoitia, destacado exponente de la narrativa mexicana

• La comedia tuvo en el autor guanajuatense a uno de sus paladines más valientes: Tanya Huntington

Escritores pero sobre todo grandes lectores de Jorge Ibargüengoitia (1928-1983) recordaron el legado del escritor guanajuatense, tanto teatral como en los géneros de novela y cuento, por lo que es considerado uno de los más representativos exponentes de la narrativa mexicana del siglo XX.

En el marco del ciclo conmemorativo por los 90 años de su natalicio, los escritores Tanya Huntington, Verónica Murguía, César Tejeda y Richard Viqueira, participaron en la charla titulada charla “Instrucciones para leer a Jorge” que se llevó a cabo en Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia.

Se trató de la segunda actividad de este ciclo conmemorativo “Jorge Ibargüengoitia, nueve décadas”, organizado por la Coordinación Nacional de Literatura, donde nuevamente salió a relucir la veta humorística y el ejercicio de crítica que el autor imprimió a su amplia obra.

Aunque no estuvo presente, el dramaturgo Richard Viqueira a través de un texto que fue leído en la tertulia literaria, recordó que los primeros 10 años de su trayectoria, Jorge Ibargüengoitia los dedicó al ámbito teatral, ya que consideraba que el teatro era, ante todo, un placer.

Su obra en este género incluye títulos como El atentado que incluso ganó el Premio Casa de las Américas, Clotilde en su casa y Ante varias esfinges y revela, según Richard Viqueira, parte de la esencia de nuestro temperamento, a pesar de lo cual en su momento no encontró el eco escénico esperado.

En el ámbito del cuento, la escritora, artista y teatrera Tanya Huntington habló de la colección de cuentos de Ibargüengoitia titulada La ley de Herodes, donde la comedia tiene en el autor guanajuatense a uno de sus paladines más valientes.

A diferencia de los demás titanes de la literatura latinoamericana, dijo, Ibargüengoitia ejerció la comedia “sin delirios de grandeza, armado únicamente con  algo poco visto dentro del gremio, un sentido agudo de autocrítica expresado como burla continua e inmisericorde de sí mismo”.

Aunque la comedia es el género que menos triunfa tanto en los premios Nobel como en los Óscar, lleva el consuelo de ser el más subversivo y en novelas como Los pasos de López, Los relámpagos de agosto, Las muertas o Maten al león, “la sátira clava la garra con una crítica despiadada que derrumba los mitos identitarios nacionales y hasta regionales”.

Por su parte, el novelista César Tejeda advirtió que el 50 por ciento del entusiasmo que lo llevó a convertirse en escritor, se lo debe a Jorge Ibargüengoitia, autor del cual abordó la novela Maten al león.

Recordó que como dramaturgo frustrado, Jorge Ibargüengoitia escribió esta obra que originalmente sería un guion cinematográfico y consideró que más que una novela de la dictadura, es una novela disfrazada de una dictadura perfecta como señalara Mario Vargas Llosa.

Finalmente, la escritora de literatura infantil Verónica Murguía, destacó que Ibargüengoitia es su santo patrono, debido a que se trata de un autor con un sentido del humor indestructible, cuya comicidad nunca dejaba títere con cabeza.

Gracias a su inteligencia, dijo, Ibargüengoitia fue capaz de convertir la perplejidad en carcajada, en textos en los que lo mismo hablaba de vampiros y el baile de fin de año de la primaria, que de los mexicanos en el extranjero y la fatiga turística.

En lo personal, comentó la escritora, el guanajuatense que con una gran comicidad decía lo que veía, le enseñó a expresar su desconcierto ante todo lo que le rodea, por ello exhortó a todos los mexicanos a leer a este autor para entender más lo que pasa en nuestro país.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close