Espectáculos

El Ballet Folklórico Infantil Raíces Mexiquenses lleva cuatro años enseñando a bailar con el corazón

  • Fundado en Ozumbilla, en el municipio de Tecámac, recibe a niños, jóvenes y adultos

Integrado por 37 infantes bailarines de corazón de los diferentes pueblos y localidades del Municipio de Tecámac, Estado de México, el Ballet Folklórico Infantil Raíces Mexiquenses fue creado con el objetivo central de rescatar, promover y dar a conocer las danzas y los bailes de todas las regiones del Estado de México.

Rubén Higuera Avilés, director fundador de la agrupación, refiere que el ballet se creó un 9 de agosto de 2015 teniendo como sede el pueblo de Santa María Ozumbilla, una pequeña comunidad ubicada en el municipio de Tecámac.

“Nace con el nombre de Ballet Folklórico Raíces Mexiquenses y tenemos la sección infantil y la sección juvenil; tenemos por ahí una sección de adultos que está integrada por 10 mamás que ya se animaron también a bailar”, comenta el entrevistado.

Un año después de su fundación en el pueblo de Santa María Ozumbilla, el grupo comenzó a ser invitado a participar en las diferentes festividades de pueblos y localidades de Tecámac, así como en otros municipios del Estado de México.

Contador de profesión, el maestro Rubén Higuera recuerda que desde los 16 años comenzó su amor por el baile al participar en una agrupación que había en el pueblo de Santa María Ozumbilla.

Junto con otras siete personas que ya habían tenido la oportunidad de bailar en diferentes agrupaciones, decide formar su propio ballet pues no había una agrupación así conformada como programa en el Estado de México.

“De ahí nace el nombre, Raíces Mexiquenses, para poder dar a conocer las danzas y bailes que están en toda la región del Estado de México”, apunta.

La popularidad alcanzada por el ballet, dio pie para que varios pequeños y sus papás se acercaran a la agrupación con la intención de participar y proponer formar un grupo infantil al que se sumaron habitantes de San Francisco Cuautliquixca, pueblo vecino a Santa María Ozumbilla, dando como resultado que desde el primer ensayo, se contó con la participación de 22 niños y jóvenes.

Con casi cuatro años y medio de vida, esta joven agrupación ha visitado ya 16 entidades del país, donde ha sido invitada a participar en festivales locales, además de una gira internacional (julio 2019) a Costa Rica, donde participó en el encuentro “Abriendo ventanas al mundo”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close