Cultura

Exhiben las búsquedas de Enrique Echeverría en una retrospectiva de su obra, en el Museo de Arte Carrillo Gil

• Como parte de la muestra se realizará un conversatorio en donde participan Josefina Montes de Oca Quijada, Manuel Felguérez y Daniel Garza Usabiaga

La muestra Con ojos puramente plásticos y mirada universal. Enrique Echeverría que alberga el Museo de Arte Carrillo Gil exhibe una retrospectiva que comprende la obra pictórica y gráfica del pionero de la Generación de la Ruptura y está integrada por 123 obras, entre acuarelas, dibujos hechos con carboncillo, bolígrafos, grafito y lápices de colores, collages, gouaches, pasteles, óleos, tintas y acetografías una técnica creada por él.

La exposición fue curada por la galerista y viuda del artista, Ester Echeverría, por lo que en ella también se pueden apreciar documentos personales inéditos como cartas, cuadernos de dibujo y la fotografía Retrato de Enrique Echeverría de Héctor García.

Se trata de una muestra que exhibe la inquietud artística de Enrique Echeverría de experimentar y buscar nuevas maneras de expresión dentro del arte, su obra temprana, la realizada en papel y trabajo que no se había visto, como una serie de caricaturas de Don Cheve, todo esto realizado entre 1941 y 1972.

Las piezas se exhiben en cinco etapas: Los años formativos (1943-1954) que abarcan desde su ingreso al taller de Arturo Souto y La Esmeralda, hasta su regreso del primer viaje que hizo a Europa y África becado por el Instituto de Cultura Hispánica.

En esta sección destacan los dibujos Retrato del Sr. De Kanter, Retrato de hombre indígena, Estudio de cabeza y Autorretrato.

Las búsquedas (1954-1959) en la que se muestra su contacto con la pintura europea y estadounidense, su apertura y asimilación a estilos como el postimpresionismo y cubismo, y su trabajo en Nueva York realizado gracias a la beca Guggenheim, en donde se ve su relación con el expresionismo abstracto.

En este núcleo destaca la pintura Esther japonesa y los dibujos en blanco y negro Bajo el puente de Brooklyn, New York (puente), Por debajo del elevado NYC y New Jersey desde NYC por 82.

Los paisajes interiores (1967-1970) en donde plasma su interés por lo abstracto que será, según la opinión de críticos, la fase de mayor consolidación en la trayectoria artística de Echeverría.

Aquí sobresalen el dibujo Peñón de Ifac y las acetografías Tashana y Eurídice.

Los organigramas o flores imaginarias (1967-1970) etapa en donde plasma la naturaleza, flores, formas de vegetales, piezas que se rigen por el contraste en la composición y abstracciones que reflejaban un pedazo de la realidad que era especial para él.

En esta sección destaca las pinturas Frutas, Retrato y Documentos antiguos.

El regreso al origen (1970-1972) producto de su último viaje a España y en donde refleja una constante nostalgia por sus raíces. Se trata de paisajes pintados, como en los años de su formación, con un gran colorido.

Sobresalen las pinturas y dibujos Sin título (interior), Barcelona 1 y Barcelona 2. La muestra Con ojos puramente plásticos y mirada universal. Enrique Echeverría incluye un conversatorio creado con el objetivo de dar un panorama del contexto creativo de la Generación de la Ruptura.

La mesa de reflexión se realizará el miércoles 7 de febrero a las 19:00 horas en el museo y participan Josefina Montes de Oca Quijada, Manuel Felguérez y Daniel Garza Usabiaga, con entrada libre.

Asimismo se realiza una serie de recorridos comentados, de martes a viernes, de 10:00 a 17:00 horas. Previa reservación al 85475450, a las extensiones 5215 y 5216.

Con ojos puramente plásticos y mirada universal. Enrique Echeverría se exhibe hasta el 25 de febrero en el Museo de Arte Carrillo Gil, Avenida Revolución No. 1608, esquina Altavista, colonia San Ángel, con horarios de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas, costo, $50, los domingos la entrada es libre.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close