Espectáculos

Los divertidos enredos de La finta giardiniera hicieron vibrar al público en el Teatro Julio Castillo

La entrañable historia de La finta giardiniera (La falsa jardinera), ópera bufa de Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), hizo vibrar al público en el Teatro Julio Castillo, en la primera de las dos funciones que ofrecerá este fin de semana.

A cargo de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes (OCBA) y protagonizada por siete cantantes pertenecientes al Estudio de Ópera de Bellas Artes (EOBA), los asistentes pudieron volver a disfrutar de los divertidos enredos que plantea esta ópera que Mozart compuso a los 17 años.

Hacía 72 años que una compañía mexicana no escenificaba esta pieza, que ahora se presenta bajo la dirección musical de José Luis Castillo y con la participación de Alfonso Cárcamo como director de escena.

Este montaje de La finta giardiniera es ante todo un espectáculo hilarante, donde el público y la orquesta tienen una gran participación, ya que por ejemplo los músicos fungen como el jardín mágico donde se desarrolla la historia.

La obra cuenta las peripecias amorosas de la marquesa Violante, protagonizada por la soprano Akemi Endo y el conde Belfiore, a quien da vida el tenor Edgar Villalva.

En una discusión, el conde hiere a su amada Violante y se va creyéndola muerta. Sin embargo, la marquesa sobrevive y comienza a buscar a Belfiore, para lo cual se ve obligada a disfrazarse de jardinera.

Finalmente, Violante encuentra al conde, pero dramáticamente descubre que ya está comprometido con Arminda, sobrina del alcalde de Lagonegro, la cual tiene a Don Ramiro como su eterno enamorado.

En esta cómica historia, los sirvientes también juegan un papel importante pues Serpetta, la camarera del alcalde se ve acosada por el criado de Violante y ambos participan en los enredos de amor y desamor que viven los personajes.

A casi 250 años de haber sido escrita, La finta giardiniera no pierde vigencia, ya que Mozart apunta que “hoy los amantes prometen fácilmente”, pero también que las almas enamoradas no se pueden resistir.

La puesta en escena de esta ópera de Mozart resulta dinámica y deslumbrante pues utiliza recursos multimedia, así como a una pareja de bailarines que refuerzan la historia y además, en un pasaje los cantantes se ubican entre el público, lo que da un viraje al desarrollo de este montaje.

Una dotación de violines, violas, violonchelos, contrabajos y piano, que compone a la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, es acompañada del clavecín, ejecutado magistralmente por Mitchel Casas.

La finta giardiniera cuenta además con las voces de las sopranos Ariadne Montijo y Rosario Aguilar, el tenor Leonardo Sánchez, la mezzosoprano Frida Portillo y el barítono Tomás Castellanos.

Después de casi tres horas de ópera, el espectador disfruta de los tres finales felices de esta obra que se estrenó en 1775 y que después cayó en el olvido ya que su partitura se perdió, para ser recuperada en su versión original hasta 1950.

La puesta en escena de La finta giardiniera ofrecerá una función más este domingo 29 de abril. La cita es a las 12:00 horas en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque, Avenida Paseo de la Reforma y Campo Marte, colonia Chapultepec.  Las localidades tienen un costo de 80 pesos, con descuento para estudiantes, maestros y afiliados al Inapam.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close