Salud

Pese a que la herbolaria es utilizada por más de la mitad de los mexicanos, los médicos no saben cómo aprovecharla

“De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, 4 de cada 10 mexicanos en las zonas urbanas y 8 de cada 10 en las rurales, hacen uso de las medicinas tradicionales, alternativas y complementarias. Sin embargo, su uso no es del conocimiento de los médicos que practican la llamada medicina convencional o alópata y simplemente la descartan, lo que es un gran desperdicio ya que México es uno de los países a nivel mundial más ricos en herbolaria, tanto en variedad de plantas medicinales como en conocimiento ancestral”, comenta el  Dr. Salvador Almada López, miembro del Comité Técnico Médico de la Federación Nacional de la Industria de Herbolaria y Medicina Alternativa, Tradicional y Naturista (FNIHMATN).

“Las medicinas tradicionales, alterativas y complementarias, en especial la herbolaria, son utilizadas con éxito por la población para complementar los tratamientos convencionales o en muchos casos como único remedio para curar sus padecimientos”, asegura Almada.

“Esto se debe -agrega- al bajo costo de los medicamentos y tratamientos de este tipo, a la facilidad de su uso y adquisición así como a su aceptación cultural pues son parte de los usos y costumbres del pueblo mexicano”.

Por su arraigo cultural y su eficacia comprobada a lo largo de los siglos, la herbolaria debería de tener una especial relevancia en nuestro país. México es uno de los países con mayor riqueza herbolaria; se dice que contamos con unas 5000 plantas medicinales pero sólo han sido investigadas alrededor de 100.

“Los programas de estudio de las carreras de medicina no incluye el uso de las plantas medicinales por lo que el gremio médico no conoce su aplicación por lo cual quedan relegadas a un papel secundario, sin darle el debido manejo o interacción dejando afuera un importante legado cultura y de salud, lo que es un gran desperdicio”.

En contraste, en algunos hospitales públicos de Alemania, Francia, Inglaterra y Suiza, el paciente decide, con que terapéutica se quiere tratar, con medicina alópata o terapias complementarias. Aquí simplemente no existe esa opción porque la medicina natural está fuera del servicio nacional de salud.

 “Las medicinas tradicionales, alternativas y complementarias deberán tener en México un rol más protagónico dentro del sector salud oficial, ya que la población, su historia, su carácter multicultural e intercultural así lo reclaman. Pero para lograr esto se debe caminar hacia su profesionalización y de forma paralela capacitar a los médicos convencionales sobre su uso adecuado para curar enfermedades o como uso complementario a tratamientos convencionales”

Por su parte Emmanuel Zúñiga, presiente de la FNIHMATN comenta que: según un análisis de la CONEVAL (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social), el 31.8 por ciento de la población total del país presenta carencia en el acceso a los servicios de salud. De hecho de acuerdo con un estudio realizado por la OCDE sobre la cantidad de médicos que tiene el país, contamos con apenas 2.2 médicos por cada mil habitantes (la mayoría de ellos ubicados en zonas urbanas) cifra que aún está lejos del promedio de los países de la OCDE que es de 3.2.

“De esto se deriva la importancia de fomentar el uso de las medicinas naturistas; de promover el reconocimiento oficial de los expertos en su uso, como son los asesores herbolarios y los médicos naturópatas, y de generar planes de estudios formales para la profesionalización del sector”.

Es por ello – finaliza Zúñiga- que el diputado panista Edmundo Javier Bolaños presentó ante la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, una iniciativa para reformar los artículos 6 y 93 de la Ley General de Salud para impulsar el estudio, profesionalización, capacitación, actualización, regulación y reconocimiento de los practicantes de las medicinas tradicionales y alternativas, de tal manera que

Sobre la FNIHMATN

Representa a los campesinos que siembran y recolectan plantas medicinales así como a los productores de remedios, tratamientos y suplementos alimenticios con ellas elaborados, a los locales que los comercializan y a los terapeutas que los usan y recomiendan. Su objetivo es defender, preservar y difundir la medicina tradicional indígena herbolaria así como las medicinas naturistas y alternativas que de ella se desprenden o que de alguna forma hacen uso de las hierbas y plantas cosechadas por los campesinos mexicanos. La FNIHMATN es la voz de agricultores, recolectores, productores, fabricantes, distribuidores y vendedores de plantas medicinales y productos de medicina naturista que con el propósito de conservar la vasta tradición herbolaria en México, reclaman el reconocimiento de su importancia.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close