Deportes

Problemas eléctricos complican las aspiraciones de Roberto González y JOTA Sport en Monza

Italia.- El piloto mexicano Roberto González y su equipo se vieron afectados por problemas eléctricos en las 6 Horas de Monza, tercera ronda del FIA World Endurance Championship celebrada el pasado fin de semana.

Los pilotos de JOTA Sport, Roberto González, Anthony Davidson y Antonio Félix Da Costa tuvieron una falla eléctrica mientras llegaban a la mitad de la disputa en el Autódromo Nacional de Monza, cuando peleaban por el segundo lugar de la clase LMP2.

El piloto regiomontano, Roberto González, fue el encargado de iniciar la carrera, realizando un doble stint tras 1 hora y 40 minutos al volante del auto #38, completando la estrategia que se tenía programada, rodando con buenos tiempos y sin verse involucrado en incidentes. Después fue el portugués, Antonio Félix da Costa, quien subió al auto para continuar con el trabajo del mexicano y acercase a los primeros lugares, lo cual cumplió y se ubicó dentro del top 3.

Fue entrando a la parte media de la competencia cuando se presentaron los problemas en el auto, obligando al equipo a entrar al box para realizar ajustes mientras se ubicaban en el segundo lugar. Perdiendo así las esperanzas del podio y la retención del liderato del campeonato.

Tras perder poco más de 80 vueltas y entrando a la parte final de la carrera, el equipo decidió finalmente enfocar su trabajo a la reparación del auto, lo cual implicó un par de salidas a la pista para registrar tiempos y ver qué era lo que sucedía realmente. El piloto inglés, Anthony Davidson, fue el encargado de tomar ese último turno al volante, al mismo tiempo que sus compañeros estuvieron al pendiente del trabajo de los mecánicos e ingenieros del equipo.

A pesar de la inesperada situación de esta carrera, el equipo cuenta con buenos resultados previos, con un segundo lugar en las 6 Horas de Spa y un primer lugar en las 8 Horas de Portimão, mantenido así la segunda posición del campeonato con 56 puntos, 18 menos que los nuevos líderes.

El siguiente compromiso en el calendario del campeonato mundial serán las históricas 24 Horas de Le Mans, los días 21 y 22 de agosto, donde se repartirán puntos al triple: una excelente oportunidad para tomar revancha en la pelea por título.

Roberto González:

“No fue el resultado que esperábamos, se veía prometedora la carrera. El auto se sentía bien al inicio y cumpliendo con la estrategia. Cuando subió Antonio venía muy bien, hizo un gran trabajo su ritmo era muy rápido y agresivo y avanzó a la posición de  podio y estábamos en la pelea por el segundo y tal vez el primer sitio para el final, por nuestra estrategia y ahorro de combustible. Desafortunadamente, tuvimos una falla eléctrica que nos dejó fuera de la pelea y tuvimos que llevar el auto a los boxes, el equipo le hizo varios cambios y volvimos a salir para determinar bien qué era la falla, ya no con miras al resultado de la carrera sino para entender qué sucedía antes de la siguiente carrera, que es Le Mans. Lo positivo de esto es que te esperas que pase en una carrera previa a Le Mans y no ahí, para prepararnos mejor y buscar la victoria”.

Anthony Davidson:

“Fue una gran sensación correr en Monza el fin de semana y ver a los fanáticos también. Tuvimos que trabajar duro con la puesta a punto del auto desde el principio para ponerlo en el punto óptimo, y una vez que lo hicimos, sacamos buenos tiempos en la pista. Para la calificación hubo un período de bandera roja, lo cual hizo que solo tuviéramos vuelta cronometrada con neumáticos usados, lo que nos colocó en la sexta posición de la parrilla. Después de haber comenzado la carrera, estábamos en el top-3, con el auto rindiendo muy bien en la pista, hasta que un problema eléctrico nos dejó fuera de la contienda. Fue una manera frustrante de terminar un fin de semana tan prometedor sin un resultado que reflejara nuestra velocidad, pero volveremos a presionar aún más, y con suerte todo estará de nuestro lado en Le Mans ”.

Antonio Félix Da Costa:

“Fue una carrera que no terminó como queríamos, fue una pena porque estábamos segundos, recuperándonos muy bien y remontando. Tuvimos un problema eléctrico cuando yo estaba en el auto y fue prácticamente el final de nuestro día. El equipo estuvo muy bien al encontrar el problema y pudimos volver a salir, consiguiendo un auto perfecto para ir a Le Mans con toda la confianza y sin problemas. Fue una carrera que nos hizo más fuertes y nos dio más ganas de volver para luchar por más”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close