Espectáculos

Desastres mundiales y tragedias personales, ejes de la película Hiroshima, mon amour

• Con la proyección del filme de Alain Resnais concluyó en la Cineteca el programa dedicado a la situación de la mujer en el mundo

Como parte del ciclo Charlas sobre cine y literatura, dedicado a la situación de la mujer en el mundo y la manera en que ha sido plasmada en el cine, se proyectó la cinta Hiroshima, mon amour  este lunes 26 de febrero en la Sala 4 Arcady Boytler de la Cineteca Nacional.

Una de las cintas más emblemáticas del director Alain Resnais escrita por Marguerite Duras fue comentada por la escritora y músico Laura Baeza, quien destacó que invita a reflexionar sobre los desastres del mundo y las tragedias personales.

 “Me llama la atención en cuanto a la historia ese sentimiento de preocupación por el futuro y la angustia a lo que podría suceder, sobre todo en los países que participaron activamente en la guerra, casi a principios de los sesenta”, dijo la ganadora de los Juegos Florales Nacionales Universitarios de la UAC por su libro Al fondo se ve el mar, en 2013.

En la película, una joven actriz francesa decide pasar su última noche en un hotel de Hiroshima en compañía de un japonés. Son dos desconocidos, pero lo que podría ser la fugaz aventura de una noche se convierte en un intenso idilio que hace que ella rememore un amor imposible vivido en Nevers (Francia) unos años antes con un soldado alemán.

La relación amorosa se convierte entonces en un proceso introspectivo a través del cual la mujer reconstruye su pasado y revela sus sentimientos más íntimos a su compañero.

 “Desde esa época adquiere fuerza el hecho de vivir el presente y sus diferentes matices a partir de hablar de la mujer, de lo femenino, de lo que es socialmente aceptado y la posición de este personaje que decide tener una relación fugaz”.

Para Baeza, Hiroshima, mon amour muestra los estragos de la guerra y cómo alguien puede quedar devastado, pero no de modo convencional a partir de dos protagonistas muy diferentes entre sí, pero que coinciden en esa angustia por vivir.

 “Ellos son un ejemplo de la devastación y cómo permea de tal manera en su presente y probablemente en su futuro. Están en un constante estado de incertidumbre”.

Destacó que se trata de una película bastante social en la cual la relación entre la pareja es prácticamente incidental.

 “Sobre todo cuando hablan de cómo vivieron Hiroshima, mientras para ella significaba el fin de la guerra, para él es la destrucción que ocurre en su ciudad y con su familia. La cinta está llena de dualidades, el amor, la guerra, la cordura, el olvido”.

Con esta sesión concluyó el ciclo Charlas sobre cine y literatura, dedicado a la situación de la mujer en el mundo y la manera en que ha sido plasmada en el cine.

Organizado por la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes y la Cineteca Nacional, el ciclo reunió a tres escritoras que comentaron las películas Los mejores años de Miss Brodie(1969), Reflejos en tus ojos dorados (1967) e Hiroshima, mon amour (1959), respectivamente.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close