Generales

La necesidad y represión en tiempos de pandemia

Fernando Ramírez Aguirre.-

A más de un año de que se inició la pandemia del Covid-19, la situación de la población se ha visto afectada en todos los hábitos. La pandemia que se originó en Wuhan, China, y después se propagó en casi su totalidad del territorio mundial.

A nivel mundial suman más de 2,054,218 fallecidos y en México rebasan los 142,822 fallecidos por Covid-19. La situación es complicada, el sector salud está por los suelos desde antes de la pandemia y ahora ya no hay ni lugares disponibles para atender a la población infectada por esta terrible pandemia. Pero aún hay más de qué preocuparse, la pandemia no sólo vio a afectar el sector salud, también el educativo pero sobre todo al sector económico en la producción de bienes y servicios.

El Dr. Hugo López Gatell no ha buscado una estrategia seria para atacar esta pandemia, las vacunas no van con el objetivo de ayudar a los mexicanos sino que son utilizadas como cebo electoral.

A causa del confinamiento a finales del año 2020 se habían perdido más de 39 mil empleos en el estado de Puebla, afectando la situación de los poblanos. El pasado lunes 8 de enero de 2021 el Congreso del estado publicó un decreto en el periódico oficial donde se anuncia y se declara como zona de riesgo máximo las 6 regiones que conforman el estado de Puebla y se declara la suspensión de actividades no esenciales con vigencia al 28 de enero del año correspondiente, en el apartado 4 se  prohíbe el comercio informal y ambulantaje en todo el estado y se notifica a los municipios a prohibir los tianguis de forma total para evitar la aglomeración de gente y con ello disminuir el contagio.

Sin embargo, los gobiernos solo ven el problema de ese ángulo y no ven que hay mucha gente trabajadora que va al día y sobre todo los comerciantes de los tianguis son los más afectados, se les ordena confirmar a sus domicilios sin tener que comer ya que el comercio es su única fuente de ingreso, no dan la fórmula mágica para irse a su casa y sobrevivir sin comida.

El caso más reciente es lo que sucedió el día miércoles 20 de enero en el municipio de Amozoc de Mota, donde muy temprano las unidades de seguridad pública acordonaron el área destinada al tianguis para impedir que los comerciantes se colocaran en sus lugares de costumbre, decenas de policías abarrotaron el lugar para asustar a los comerciantes, los comerciantes adheridos al Movimiento Antorchista han obedecido las medidas de salud como el uso del cubrebocas y la aplicación de gel antibacterial y han venido trabajando con una capacidad reducida con productos de primera necesidad. En esta ocasión no corrieron con la misma suerte y fueron desalojados y reprimidos con la fuerza pública, los mandaron a sus casas afectando sus ingresos diarios y empeorando su situación económica.

En mi modesta opinión, la autoridad inmediata a resolver el problema es el presidente municipal Mario de la Rosa y debe buscar ahora como solucionar el problema de los comerciantes. La única opción es implementar un programa de alimentos para los comerciantes apoyandolos con una despensa de la canasta básica y con ello palear el hambre de los comerciantes, o de lo contrario la situación se va agravar, solo tiempo al tiempo. Que conste.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close